Ir a introducción Monumentos Conjunto Histórico
Zona Arqueológica Todas las Categorías
buscador
buscador  
 
buscar
 
Noticias  
 
 
Ver más noticias
 
 

BIENES DE INTERÉs CULTURAL (BIC)

 

PATRIMONIO HISTÓRICO 

Baños Árabes La ley 16/1985, de 25 de junio consagró una nueva definición del Patrimonio Histórico Español que ampliaba notablemente su extensión y el compromiso de las administraciones públicas en su protección al eliminar las limitaciones existentes hasta ese momento derivadas de su propiedad, uso, antigüedad o valor económico. Integran el Patrimonio Histórico Español los inmuebles y objetos muebles de interés artístico, histórico, paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico o técnico. También forman parte del mismo el patrimonio documental y bibliográfico, los yacimientos y zonas arqueológicas, así como los sitios naturales, jardines y parques, que tengan valor artístico, histórico o antropológico.

ORGANISMOS COMPETENTES

Según el artículo 6 de la Ley 16/1985 son organismos competentes para la aplicación de esta Ley

  1. Los que en cada Comunidad Autónoma tengan a su cargo la protección del Patrimonio Histórico.

  1. Los de la Administración del Estado, cuando así se indique de modo expreso o resulte necesaria su intervención para la defensa frente a la exportación ilícita y la expoliación de los bienes que integran el Patrimonio Histórico Español.

Estos organismos serán también los componentes respecto de los bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español adscritos a servicios públicos gestionados por la Administración del Estado o que formen parte del patrimonio nacional.

Los Ayuntamientos cooperarán con los organismos competentes para la ejecución de esta Ley en la conservación y custodia del Patrimonio Histórico Español comprendido en su término municipal, adoptando las medidas oportunas para evitar su deterioro, pérdida o destrucción. Notificarán a la Administración competente cualquier amenaza, daño o perturbación de su función social que tales bienes sufran, así como las dificultades y necesidades que tengan para el cuidado de estos bienes. Ejercerán asimismo las demás funciones que tengan expresamente atribuidas en virtud de esta Ley (artículo 7 de la Ley 16/1985).

También los ciudadanos tienen una responsabilidad esencial en la protección del Patrimonio Histórico. Así el artículo 8 de la Ley 16/1985 establece que las personas que observen peligro de destrucción o deterioro en un bien integrante del Patrimonio Histórico Español deberán, en el menor tiempo posible, ponerlo en conocimiento de la Administración competente, quien comprobará el objeto de la denuncia y actuará con arreglo a lo que en esta Ley se dispone. En el caso de Ceuta dicha comunicación debe hacerse bien ante la Sección de Patrimonio Cultural de la Consejería de Educación, Cultura y Mujer (C/ Independencia, 3, teléfono 856 205 053) bien ante el Ministerio de Cultura.

Además será pública la acción para exigir ante los órganos administrativos y los Tribunales contencioso-administrativos el cumplimiento de lo previsto en esta Ley para la defensa de los bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español.

BIENES DE INTERES CULTURAL (BIC)

La protección del patrimonio histórico prevista en la Ley 16/1985 no se realiza de forma homogénea. Como se señala en su Preámbulo "en el seno del Patrimonio Histórico Español, y al objeto de otorgar una mayor protección y tutela, adquiere un valor singular la categoría de Bienes de Interés Cultural, que se extiende a los muebles e inmuebles de aquel Patrimonio que, de forma más palmaria, requieran tal protección. Semejante categoría implica medidas asimismo singulares que la Ley establece según la naturaleza de los bienes sobre los cuales recae".

Un Bien de Interés Cultural (BIC) es pues cualquier inmueble u objeto mueble que por su especial relevancia precisa el máximo rango de protección. Los bienes declarados como de interés cultural han de serlo declarados por el ministerio y mediante la Ley 16/1985 o de forma individualizada.

Entre los primeros, por su especial significación en Ceuta, pueden citarse los afectados por la disposición adicional segunda de la Ley 16/1985 que considera como bienes de interés cultural los afectados por el Decreto de 22 de abril de 1949 sobre protección de castillos. Los límites de este Decreto han sido interpretados de forma amplia considerando incluidas en esta protección las obras defensivas en general. De ahí su decisiva importancia en Ceuta cuyos Bienes de Interés Cultural han sido inscritos en su inmensa mayoría como consecuencia de la aplicación de esta disposición adicional segunda.

En el segundo caso, el de los Bienes de Interés Cultural, declarados mediante resolución expresa, es precisa la previa incoación y tramitación de expediente administrativo por el organismo competente siguiendo el procedimiento legalmente establecido.

CATEGORIAS DE BIENES DE INTERÉS CULTURAL

La Ley 16/1985 establece las siguientes categorías para los bienes inmuebles declarados de interés cultural MONUMENTOS: Son aquellos bienes inmuebles que constituyen realizaciones arquitectónicas o de ingeniería, u obras de escultura colosal siempre que tengan interés histórico, artístico, científico o social.

JARDÍN HISTÓRICO: Es el espacio delimitado, producto de la ordenación por el hombre de elementos naturales, a veces complementado con estructuras de fábrica, y estimado de interés en función de su origen o pasado histórico o de sus valores estéticos, sensoriales o botánicos.

CONJUNTO HISTÓRICO: Es la agrupación de bienes inmuebles que forman una unidad de asentamiento, continua o dispersa, condicionada por una estructura física representativa de la evolución de una comunidad humana por ser testimonio de su cultura o constituir un valor de uso y disfrute para la colectividad. Asimismo es Conjunto Histórico cualquier núcleo individualizado de inmuebles comprendidos en una unidad superior de población que reúna esas mismas características y pueda ser claramente delimitado.

SITIO HISTÓRICO: Es el lugar o paraje natural vinculado a acontecimientos o recuerdos del pasado, a tradiciones populares, creaciones culturales o de la naturaleza y a obras del hombre que posean valor histórico, etnológico, paleontológico o antropológico.

ZONA ARQUEOLÓGICA: Es el lugar o paraje natural donde existen bienes muebles o inmuebles susceptibles de ser estudiados con metodología arqueológica, hayan sido o no extraídos y tanto si se encuentran en la superficie, en el subsuelo o bajo las aguas territoriales españolas.

DECLARACIÓN DE BIEN DE INTERÉS CULTURAL

Además de los bienes de interés cultural considerados como tales por ministerio de la Ley podrán declararse Bienes de Interés Cultural aquellos otros elementos integrantes del patrimonio histórico español que gocen de especial relevancia y precisen en consecuencia de una mayor protección.

La incoación del expediente podrá realizarse de oficio o a instancia de cualquier persona que deberá hacer constar en su solicitud la descripción precisa del bien, las razones de interés histórico, artístico, etc. que acrediten su relevancia . Corresponde a los órganos competentes en cada caso aceptar o no la incoación del expediente y comunicar dicha resolución a los solicitantes.

El expediente deberá resolverse en el plazo máximo de veinte meses a partir de la fecha en que hubiere sido incoado. No podrá ser declarada Bien de Interés Cultural la obra de un autor vivo, salvo si existe autorización expresa de su propietario o media su adquisición por la Administración.

En el expediente de declaración de bien de interés cultural deberá constar informe favorable de alguna de las instituciones consultivas nombradas a tal fin. El Consejo de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta (acuerdo de 25 de mayo de 2007) estableció como instituciones consultivas al Colegio Oficial de Arquitectos de Ceuta, El Instituto de Estudios Ceuties (IEC), Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Colegio Oficial de Arquitectos de Ceuta, Universidad de Granada, Universidad de Cádiz, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Real Academia de la Historia.

También, en el caso de declaración de bienes inmuebles, se abrirá un periodo de exposición pública y se comunicará a los afectados. La incoación de expediente para la declaración de un Bien de Interés Cultural determinará, en relación al bien afectado, la aplicación provisional del mismo régimen de protección previsto para los bienes declarados de interés cultural.

La incoación de expediente de declaración de interés cultural respecto de un bien inmueble determinará la suspensión de las correspondientes licencias municipales de parcelación, edificación o demolición en las zonas afectadas, así como de los efectos de las ya otorgadas. Las obras que por razón de fuerza mayor hubieran de realizarse con carácter inaplazable en tales zonas precisarán, en todo caso, autorización de los Organismos competentes para la ejecución de esta Ley.

La resolución del expediente que declare un Bien de Interés Cultural deberá describirlo claramente. En el supuesto de inmuebles, delimitará el entorno afectado por la declaración y, en su caso, se definirán y enumerarán las partes integrantes, las pertenencias y los accesorios comprendidos en la declaración.

Los bienes declarados de interés cultural serán inscritos en un Registro General dependiente de la Administración del Estado.

CONSECUENCIAS DE LA DECLARACIÓN

Entre otras pueden destacarse éstas:

- Inscripción en el Registro General y otorgamiento de Título acreditativo. Podrá acogerse a las medidas de fomento establecidas por la Administración para tales bienes.

- Obligación de permitir su inspección, su estudio a los investigadores y su visita pública al menos cuatro días al mes.

- Un inmueble declarado Bien de Interés Cultural es inseparable de su entorno. No se podrá proceder a su desplazamiento o remoción, salvo que resulte imprescindible por causa de fuerza mayor o de interés social.

- Necesidad de autorización expresa en los Monumentos para la realización de obras interiores o exteriores y para colocar en fachadas o cubiertas cualquier clase de rótulo, señal o símbolo, así como para realizar obras en el entorno afectado por la declaración.

- Queda prohibida la colocación de publicidad comercial y de cualquier clase de cables, antenas y conducciones aparentes en los Jardines Históricos y en las fachadas y cubiertas de los Monumentos declarados de interés cultural, así como en las zonas arqueológicas.

- La declaración de un Conjunto Histórico, Sitio Histórico o Zona Arqueológica como Bienes de Interés Cultural, determinará la obligación para el Municipio o Municipios en que se encontraren de redactar un Plan Especial de Protección u otro instrumento de planeamiento de los previstos en la legislación urbanística que cumpla en todo caso las exigencias establecida en la ley 16/1985. La aprobación de dicho Plan requerirá el informe favorable de la Administración competente para la protección de los bienes culturales afectados. La obligatoriedad de dicho Plan no podrá excusarse en la preexistencia de otro planeamiento contradictorio con la protección, ni en la inexistencia previa de planeamiento general.

- Cualquier obra o remoción de terreno que se proyecte realizar en un Sitio Histórico o en una Zona Arqueológica declarados Bien de Interés Cultural deberá ser autorizada por la Administración competente para la protección de dichos bienes, que podrá, antes de otorgar la autorización, ordenar la realización de prospecciones y, en su caso, excavaciones arqueológicas.

- Las obras realizadas sin cumplir lo establecido en el apartado anterior serán ilegales y los Ayuntamientos o, en su caso, la Administración competente en materia de protección del Patrimonio Histórico Español, podrán ordenar su reconstrucción o demolición con cargo al responsable de la infracción en los términos previstos por la legislación urbanística.

- En ningún caso podrá procederse a la demolición de un inmueble sin previa firmeza de la declaración de ruina y autorización de la Administración competente, que no la concederá sin informe favorable de al menos dos de las instituciones consultivas a las que se refiere el artículo.

- Los bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español deberán ser conservados, mantenidos y custodiados por sus propietarios o, en su caso, por los titulares de derechos reales o por los poseedores de tales bienes.

- La utilización de los bienes declarados de interés cultural, así como de los bienes muebles incluidos en el Inventario General, quedará subordinada a que no se pongan en peligro los valores que aconsejan su conservación. Cualquier cambio de uso deberá ser autorizado por los Organismos competentes para la ejecución de esta Ley.

Ciudad Autónoma de Ceuta - Consejería de Educación, Cultura y Mujer - Patrimonio Cultural
© Centro Proceso de Datos